Psiquiatria y Psicoterapia

«La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás, pero ha de ser vivida mirando hacia delante»

Sören Kierkegaard

PSIQUIATRA EN MURCIA Y ONLINE

Psiquiatria y Psicoterapia

«La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás, pero ha de ser vivida mirando hacia delante»

Sören Kierkegaard

CONSULTA DE PSIQUIATRÍA EN MURCIA Y ONLINE

Te ayudo a entender tu experiencia
y a darle sentido.

Como psiquiatra, estoy interesada en comprender todo lo que mueve e impulsa al ser humano en su conjunto. Conocer sus sentimientos, pensamientos, y conductas, sus elecciones y valores, sus miedos y aspiraciones, sus debilidades y fortalezas, contradicciones e incongruencias, etc. y en definitiva, todo aquello que nos afecta en la vida, que nos hace felices o en ocasiones enfermar.

Como persona, siempre he sentido el impulso de ayudar a otros, especialmente a quienes más sufren o más vulnerables son y que se hallan en una situación desfavorable o de desventaja dándoles visibilidad.

Ambas hacen de mi profesión, mi pasión y mi vocación.

Mi misión es poder ayudarte y guiarte en la exploración y búsqueda de soluciones adaptadas a tus necesidades concretas y específicas. Acompañarte a transitar el camino hacia la resiliencia y la superación propia, buscando el crecimiento y las oportunidades en los momentos de crisis. Te ayudo a entender tu experiencia y a darle sentido.

¡Bienvenido/a a mi pequeño rincón!

Dra. Raquel Muñoz Roviralta
Col. Nº.: 30/3009323
Médico Psiquiatra en Murcia

Tu salud mental, una prioridad;
tu autocuidado, una necesidad.

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos pasado o atravesaremos dificultades que nos pondrán a prueba e incluso al límite de nuestras capacidades y recursos y donde el sufrimiento propio o de alrededor puede ser desolador, siendo aún más desgarrador si cabe ante la incomprensión del entorno. La culpa, el dolor y el sufrimiento, el rechazo, la soledad, la enfermedad o la pérdida… son emociones y situaciones de las que ninguno estamos libres y que pueden llegar a hacernos prisioneros y menoscabar nuestra calidad de vida. Acudir a la consulta de un psiquiatra es un acto valiente que demuestra el esfuerzo por querer mejorar tu vida.

«El sufrimiento es inherente al ser humano y como tal forma parte de la vida de toda persona.»

Cada individuo tiene sus propios conflictos y problemas. Algunos se relacionan con dificultades vitales propias o con aspectos ajenos a nosotros mismos y que escapan a nuestro control: la enfermedad física y mental, la perdida de seres queridos, los problemas en las relaciones familiares o de pareja, las dificultades sociales o la frustración por no alcanzar los objetivos dictados o esperados por la sociedad son algunos de ellos. Otros, sin embargo, tienen que ver más con el propio temperamento y carácter, con la forma de ver, percibir y entender el mundo que nos rodea, y con la angustia que puede generar enfrentarnos a las decisiones del día a día.

Nuestras trayectorias vitales particulares acumulan ventajas y desventajas en función de nuestras experiencias. Como Psiquiatra en Murcia puedo decirte que mostrar la vulnerabilidad individual no es signo ni sinónimo de debilidad y todos en algún momento de nuestro curso vital somos o nos sentimos vulnerables, y es en esa misma vulnerabilidad donde radica la esencia humana. Hemos de fomentar y desarrollar una mirada más apreciativa sobre nosotros mismos y sobre los demás. El ser humano es susceptible de ser modelado por la experiencia, el entorno y el aprendizaje, y nuestro sistema nervioso presenta un potencial adaptativo que le permite al cerebro en ocasiones recuperarse y reestructurarse, es lo que se conoce como neuroplasticidad o plasticidad cerebral.

Quiero proporcionarte un espacio seguro que te permita conectar con el malestar y en el que poder sanar. Un espacio en el que puedas aprender a comprenderte y a aceptarte. En definitiva, un espacio en el que aprender a estar en contacto con uno mismo de forma natural, real y profunda.

«Tener la capacidad y saber gestionar adecuadamente las emociones es un elemento clave para lograr el bienestar y la felicidad que todos anhelamos.»

En ocasiones, el cuerpo habla lo que la mente calla y es que el cuerpo registra el dolor emocional en forma de dolor físico. El cuerpo almacena memoria traumática que puede permanecer en el inconsciente, es decir, el contenido traumático de la experiencia vivida no puede expresarse por medio del lenguaje; no accede a la palabra, es por ello, que el malestar puede acorazarse en el cuerpo y expresarse en forma de cuadros psicosomáticos. Es importante aprender a escuchar el propio cuerpo e identificar las necesidades de autocuidado.

La psiquiatría y la psicoterapia son dos herramientas que, combinadas entre sí pueden ayudarnos a transitar el malestar, a recuperar el estado de salud y bienestar cuando es posible y nos ayuda en el aprendizaje de la gestión emocional. Ambas pueden ser energizantes y transformadoras. Poder contextualizar el problema y tomar la distancia y perspectiva suficiente del mismo para poder enfrentarlo nos dotará de mayor probabilidad de éxito. Cuando somos capaces de entender el problema, las soluciones se muestran más fáciles.

En el proceso terapéutico será clave desarrollar una buena y adecuada capacidad de gestión emocional y trabajar los factores estresantes, así como los factores mantenedores que perpetúan el problema o el malestar.

La terapia puede ser sanadora y reconfortante, pero también un espacio de autoconocimiento y descubrimiento del propio mundo interior, de crecimiento personal y autocuidado y de bienestar psicológico y emocional, en el que se vive la resiliencia afrontando dificultades.

Te acompaño en el proceso terapéutico de cambio y aprendizaje hacia la recuperación y restauración de tu salud mental y te ayudo a desarrollar y potenciar recursos y habilidades que te permitirán mejorar tu vida en el presente y a poder hacer frente a futuros desafíos, así como a descubrir tus propias fortalezas y los valores que rigen tu vida para que puedas vivirla de forma plena, coherente y congruente. 

Como profesional de la medicina, me siento afortunada de poder ayudar a aliviar el sufrimiento y contribuir a la mejora de la calidad de vida de mis pacientes y agradecida de poder acompañarlos en situaciones complejas y desbordantes, en una sociedad cada vez más exigente.

Sobre mí:

Desde siempre he tenido un profundo interés por conocer el funcionamiento del cuerpo y de la psique humana, y de la fascinante relación e interacción entre ambos mundos, razón que me llevó a adentrarme en el complejo y maravilloso mundo de la medicina acompañado del impulso y de las ganas de ayudar a otros. Inicié la carrera en la Universidad de Sevilla en el año 2008. 

Con el transcurso de mi formación y las experiencias, y vivencias personales y familiares, poco a poco crecía en mí la inquietud por las neurociencias, lo que me llevó finalmente a especializarme en Psiquiatría en el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca en Murcia.

Iniciarme y adentrarme en el estudio de la mente y conducta humana, mi interés y compromiso, así como los constantes avances y desarrollo en el campo de la salud mental me han llevado a ampliar y expandir mis conocimientos y a mantenerme en constante formación y actualización. Así pues, cursé el Máster en Terapias Psicológicas de Tercera Generación en la Universidad Internacional de Valencia. 

En la actualidad me encuentro sumergida en otras formaciones que me permitirán, junto a mi bagaje y a mi experiencia adquirida, ayudarte a restaurar y mejorar tu estado de salud y bienestar desde un abordaje integral e individualizado y brindarte una atención cercana, actualizada y basada en la evidencia.

Mis valores:

Formación académica:

Áreas de intervención en adultos:

Hoy en día las personas estamos sometidas a un ritmo y a una rutina de vida vertiginosas y a veces casi frenética, fruto de los tiempos que vivimos, donde las presiones, obligaciones, exigencias y urgencias del día a día nos hacen relegar el cuidado de nuestra salud mental a un segundo plano y afectar consecuentemente de forma negativa a nuestro equilibrio emocional.

Si éste es tu caso y estás afrontando dificultades cotidianas en las que te sientes sobrepasado o desbordado, sin saber o tener claro dónde poner el foco de atención o presentas dificultades para determinar tus prioridades en este momento de tu vida, o si estás lidiando con trastornos psiquiátricos o incluso estás atravesando una enfermedad orgánica que está desgastando tu estado anímico, vitalidad y energía, o si sencillamente estás buscando un espacio para tu crecimiento personal y autocuidado, desde mi consulta podremos trabajar juntos en encontrar una solución adaptada a tus necesidades y situación particular.

Toda persona se desarrolla en múltiples contextos. Trabajo desde un enfoque bio-psico-social considerando a la persona en su conjunto. En ocasiones, la causa del trastorno mental puede tener un origen orgánico, por ello puede ser necesario solicitar pruebas complementarias para descartar organicidad.

Dedico mi atención principalmente a pacientes con ansiedad, depresión, trastornos relacionados con traumas y factores de estrés, trastorno obsesivo-compulsivo, trastornos del sueño y enfermedades de tipo psicosomático, entre otras.

La ansiedad es una respuesta natural y adaptativa del ser humano, que nos ayuda a reaccionar cuando enfrentamos situaciones de miedo, peligro o amenaza, ya sea de forma real o imaginaria. Sentir cierto nerviosismo, sensación de desasosiego, inquietud o tensión interna experimentada en situaciones o circunstancias estresantes del día a día puede ser normal y no resultar extraño, pues nos ayuda a estar en estado de alerta y a sobrellevar mejor la situación. Sin embargo, cuando esa inquietud se hace persistente, intensa y desproporcionada a la situación podemos estar ante un trastorno de ansiedad. Estos trastornos se caracterizan por una preocupación constante y excesiva que suelen acompañarse de síntomas físicos, miedo o temor anticipatorio y pensamientos catastrofistas y en ocasiones de conductas evitativas, lo que puede interferir y repercutir de forma muy negativa en nuestro funcionamiento habitual y en la calidad de vida, generando un sufrimiento limitante.

En la actualidad, este tipo de trastornos son una causa importante de incapacidad en la población general y su incidencia se ha ido incrementando de forma alarmante en los últimos años. La depresión es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, ambientales, psicológicos, biológicos y genéticos. La depresión es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona sin distinciones y que puede ocurrir juntamente con otros trastornos mentales u otras enfermedades médicas como el cáncer, el dolor crónico, la diabetes o la enfermedad cardiaca entre otras. En estos casos, la depresión puede empeorar estos problemas de salud y viceversa. Entre este tipo de patologías, la depresión mayor es probablemente la más conocida.

La depresión es una patología que afecta profundamente a la forma en la que un individuo piensa, siente y actúa. No es una tristeza pasajera o momentánea, sino un estado de ánimo persistentemente deprimido que interfiere en la vida cotidiana de la persona. Son frecuentes la tristeza vital, la irritabilidad, la falta de energía y motivación, así como las alteraciones en el sueño y el apetito. También, es habitual la sensación de pérdida de identidad, de conexión con uno mismo y el desinterés por actividades que previamente resultaban placenteras y gratificantes. Pueden existir a su vez problemas de concentración y no infrecuentemente aparecen sentimientos desagradables como la culpa, el sentimiento de inutilidad o minusvalía. En los casos más graves, el vacío y la desesperanza pueden dar lugar a pensamientos recurrentes de muerte o suicidio y suponer un riesgo vital para la persona.

Es esencial, por tanto, brindar un abordaje individualizado, precoz y global, que combine psicoterapia con psicofarmacología y que brinde al paciente de los recursos y estrategias adecuadas para fomentar su autocuidado y autonomía.

Se caracterizan por una respuesta emocional ante un factor estresante o experiencia traumática, que puede ser de intensidad y gravedad variable y cuyo manejo supone una dificultad para la persona.

Se entiende por trauma aquella experiencia que resulta inasumible para una persona de acuerdo con sus esquemas y patrones, cognitivos y emocionales, habituales y propios. El trauma se entiende, por tanto, como una forma extrema de estrés que puede resultar desbordante para nuestra capacidad de enfrentamiento. Cuando se habla de acontecimientos traumáticos se abarca desde los eventos más grandes y/o graves hasta los más discretos, incluidos aquellos daños psicoemocionales sutiles y repetitivos.

Los eventos adversos vitales pueden influir en la forma de relacionarnos y vincularnos con el entorno, afectando por ende al bienestar físico, emocional y psicológico, lo que va a generar un impacto sobre la propia capacidad de autorregulación emocional y en la compasión dirigida hacia uno mismo. Al trabajar sobre patología traumática se pretende disminuir la autocrítica y la vergüenza que suele acompañar a los estados ansiosos y afectivos derivados del trauma. Y es que estos estados pueden generar un conjunto de síntomas que impliquen un estado de ánimo deprimido, ansiedad desmesurada y alteraciones conductuales, entre otros. En los casos más graves, principalmente cuando la fuente de estrés ha supuesto un riesgo para la vida y la integridad del sujeto (accidentes de tráfico, catástrofes naturales, situaciones violentas, enfermedades con riesgo vital, etc.) suelen aparecer fenómenos de reexperimentación cognitiva, pesadillas, evitación de situaciones específicas e importantes niveles de angustia que pueden resultar paralizantes.

La depresión es una patología que afecta profundamente a la forma en que un individuo piensa, siente y actúa. No es una tristeza pasajera o momentánea, sino un estado de ánimo persistentemente deprimido que interfiere en la vida cotidiana de la persona. Son frecuentes la tristeza vital perenne, la irritabilidad, la falta de energía y motivación, así como las alteraciones en el sueño y el apetito. También, es habitual la sensación de pérdida de conexión con uno mismo y el desinterés por actividades que previamente resultaban placenteras y que se disfrutaban. Pueden existir a su vez problemas de concentración y no infrecuentemente aparecen sentimientos desagradables como la culpa, el sentimiento de inutilidad o minusvalía, creyendo ser una carga para otros. En los casos más graves, el vacío y la desesperanza pueden dar lugar a pensamientos recurrentes de muerte o suicidio y suponer un riesgo vital para la persona.

Es esencial, por tanto, brindar un abordaje precoz y global, que combine psicoterapia con psicofarmacología y que brinde al paciente de estrategias para fomentar su autocuidado y autonomía.

El trastorno obsesivo-compulsivo como su nombre indica implica la presencia de obsesiones y compulsiones repetitivas que producen un malestar significativo en quien lo padece. Entendemos por obsesiones aquellas ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes, de carácter involuntario y que el paciente reconoce como absurdas y producto de su mente y que resultan indeseables o inaceptables. Las obsesiones, por tanto, suponen un patrón de pensamientos y miedos no deseados y que pueden ser sabidas como irracionales por quienes lo sufren, y aun así sentir la necesidad imperiosa de llevar a cabo comportamientos repetitivos, lo que serían las compulsiones, con el último fin de disminuir la angustia de aquellos pensamientos. Las compulsiones, por tanto, son actos motores o mentales voluntarios que el paciente precisa llevar a cabo como mecanismo de defensa y así hacer frente a la idea obsesiva, pese a ser reconocida como absurda. Existen diferentes tipos de obsesiones y compulsiones.

Las obsesiones y las compulsiones en quienes lo padecen no sólo causan un gran sufrimiento emocional, sino que genera interferencias en el funcionamiento habitual de la persona y con ello importantes dificultades en las actividades cotidianas.

Los reiterados intentos y esfuerzos por ignorar, suprimir o detener el pensamiento obsesivo suele resultar en vano, ya que sólo incrementa el sufrimiento emocional y el estado de ansiedad. Es por ello por lo que realmente se siente la necesidad de llevar a cabo los actos compulsivos, para disminuir así la ansiedad o tensión interna. Estas compulsiones aparentemente pueden resultar lógicas o incluso se les confiere un carácter mágico, buscando anular el peligro de la idea obsesiva con actos complejos. En los casos más graves se puede hablar de conductas ritualizadas, entendiéndose por ritual aquella compulsión que es altamente elaborada y en los casos más severos, la vida puede llegar a estar tan ritualizada que es posible que no exista una adecuada conciencia de enfermedad.

Diversos trastornos de salud mental podrían incluirse dentro del espectro obsesivo.

Dormir bien no siempre es tarea fácil y aquellas personas con trastornos del sueño presentan serias complicaciones en su vida cotidiana, como agotamiento físico, sueño diurno, bajo rendimiento, dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales, laborales o sociales, entre otras. En los casos más graves la privación del sueño puede aumentar el riesgo de accidentes de tráfico, domésticos y laborales, así como también aumenta la probabilidad de desarrollar trastornos psiquiátricos. El sueño es una parte integral de nuestras vidas, un proceso universal y una necesidad biológica y esencial para el correcto funcionamiento del cerebro. Tanto es así, que nos permite el almacenamiento de recuerdos y el aprendizaje. Tan importante es el sueño en nuestras vidas que pasamos una tercera parte de la misma durmiendo.

El sueño es una necesidad básica del organismo y su satisfacción nos permite la supervivencia. Aunque pueda parecer una actividad pasiva, se ha demostrado que dormir se asocia a altos niveles de actividad cerebral y es un proceso complejo en el que además acontecen modificaciones en el funcionamiento del organismo. Existen diferentes fases de sueño y cada una de ellas tiene unas características concretas y unos mecanismos de regulación específicos que, de verse alterados, pueden producir sintomatología diversa.

Cualquier alteración en la esfera del sueño puede repercutir a nivel físico y cognitivo y llegar a desestabilizar nuestro estado emocional. Por tanto, será de suma importancia una valoración pormenorizada de la persona, con el fin de determinar la estrategia terapéutica más idónea.

Este tipo de trastornos viene definido por la presencia de síntomas físicos que no pueden ser explicados en su totalidad por la existencia de una lesión orgánica y se asocia a causas psicológicas y caracteriales.

Las personas con este tipo de trastornos expresan gran preocupación por sus síntomas somáticos e invierten gran cantidad de tiempo y energía en dichos síntomas físicos y en problemas de salud y aunque en ocasiones pueda existir un trastorno físico que contribuya a sus síntomas, la reacción a los mismos puede ser excesiva, inapropiada o desproporcionada, de forma que el problema de salud llega convertirse en el centro de sus vidas. Los síntomas físicos que aquejan los pacientes son muy diversos y pueden ser específicos y en otras ocasiones más inespecíficos o difusos. Los propios síntomas, las molestias o la excesiva preocupación que experimentan estas personas son reales y vividas de una forma muy angustiosa, lo que genera gran sufrimiento y perturbación de los diferentes aspectos de su vida cotidiana. A menudo estos trastornos se relacionan con problemas en el manejo de la angustia y con procesos inconscientes y es habitual que existan dificultades para identificar y expresar emociones y una tendencia a internalizar los problemas.

Un enfoque adecuado de este tipo de problemas pasa por permitirle al paciente explorar el origen de su angustia, examinar y adaptar las creencias y expectativas sobre los síntomas físicos y la salud, reconocer e identificar las manifestaciones corporales experimentadas, aprender cómo el estrés afecta al organismo, etc. En algunos casos, el apoyo farmacológico puede resultar de gran utilidad para un abordaje integral.

Los extremos de la vida son periodos críticos y de gran vulnerabilidad. No por tener cierta edad dejamos de ser útiles, valiosos o dignos y es que a menudo en el imaginario colectivo relacionamos la vejez con la inutilidad y tendemos caer en el edadismo o viejismo, y es que envejecer está socialmente estigmatizado. En una sociedad como la nuestra, donde el cambio y la evolución es la norma y donde la esperanza de vida cada vez es mayor y la tendencia de los datos estadísticos muestra una inversión de la pirámide poblacional no podemos cerrar los ojos y no atender a la realidad en la que estamos inmersos. ¿Cómo vivimos y percibimos la vejez?, ¿Cuál es nuestra percepción hacia los mayores?, ¿Qué expectativas socioculturales tenemos? Lo que estamos haciendo en el presente va a favorecer no sólo nuestro futuro y cómo vamos a vivir nuestra vida, sino también la de todas las generaciones futuras que nos sigan. Por ello, hemos de ser conscientes del impacto que tiene lo que hacemos, lo que decimos y cómo nos comportamos con las personas. El desarrollo humano dura toda la vida, es continuo y acumulativo, habiendo transiciones a lo largo de todo el ciclo vital de un individuo. Nuestros mayores han de afrontar esta etapa de la vida que suele implicar el momento de la jubilación, la presencia o empeoramiento de enfermedades crónicas y/o degenerativas, entre ellas las neuropsiquiátricas. Es una etapa con necesidades específicas en la que se deben afrontar pérdidas en muchas áreas (pérdida de las propias facultades o capacidades, incluida la cognitiva, lo que suele implicar una mayor dependencia de terceros y pérdida de autonomía; pérdida de seres amados, de relaciones sociales, etc.), por lo que la experiencia de envejecimiento en cada ser es única e irrepetible. Además, hay una mayor toma de conciencia ante la proximidad y cercanía de la muerte, por lo que hay quienes sienten la necesidad de encontrar el propósito de su vida, de darle un sentido a la vida vivida. El acompañamiento en esta etapa vital abordando la esfera psicoemocional y espiritual es importante.

Hemos de explorar por tanto deficiencias y valorar competencias, realizando los ajustes necesarios en la capacidad de autonomía, tratándoles con el respeto y la dignidad que se merecen y buscando siempre una mejora en la calidad de vida del paciente y de sus familiares.

El duelo es considerado como el proceso de adaptación emocional que sigue a cualquier pérdida. Es una respuesta emocional natural del ser humano ante la pérdida de alguien o algo significativo en la vida de una persona (pérdida de un ser querido, de una relación, un empleo, capacidades individuales, etc.). El duelo tiene una dimensión física, cognitiva, filosófica y conductual que es de vital importancia en el comportamiento humano. Elaborar adecuadamente el duelo y poder superarlo pasa por no negarlo y enfrentarse al dolor de la pérdida. Tradicionalmente, se han descrito diferentes etapas en el proceso del duelo hasta su resolución. Sin embargo, hoy se sabe que la experiencia del duelo es individual, única e irrepetible, por lo que no es un proceso que haya de ser lineal, ni todo el mundo ha de pasar necesariamente por cada una de las etapas. Acompañar en el duelo es acompañar a transitar en las emociones que acontecen en este proceso, siendo la tristeza y la desesperanza las más frecuentes. En ocasiones, el malestar puede ser tan intenso, desbordante y duradero en el tiempo que puede provocar interferencias en el funcionamiento habitual de la persona y afectar a su equilibrio emocional, transformando el proceso normativo del duelo en un duelo patológico. En estos casos pueden surgir complicaciones que dificultan la adaptación a la pérdida y generar una tristeza persistente e intensa, sentimientos de culpa, aislamiento social y pensamientos de muerte o suicidio. En estas circunstancias es prioritario contar con la atención de un profesional de la salud mental que nos ayude en la elaboración y superación de la pérdida.

La etapa perinatal constituye un momento de vulnerabilidad en la vida de una mujer que implica gran cantidad de cambios (físicos, psíquicos, hormonales, etc.). Si bien tradicionalmente la maternidad ha sido vista como un periodo de bienestar psíquico para las mujeres, se ha estudiado que el nacimiento de un hijo puede derivar en complicaciones psiquiátricas para la madre, siendo las patologías más frecuentes las relacionadas con los trastornos de ansiedad y cuadros depresivos. También el momento del postparto supone una etapa frágil o de mayor vulnerabilidad para el desarrollo de psicopatología en la vida de una mujer. Se estima que un 10% de las mujeres padecen ansiedad y depresión en el postparto y que hasta un 5% de ellas pueden sufrir un episodio psicótico.

Las mujeres gestantes con trastornos psiquiátricos de debut o crónicos deben recibir una atención especializada, así como un tratamiento adecuado y eficaz, tanto en el momento de la gestación, en el puerperio y durante la lactancia, a fin de lograr la estabilidad psíquica de la madre y favorecer el desarrollo del vínculo entre la madre y el recién nacido.

Mi deseo es poder acompañar a mujeres a comprender y transitar sus estados emocionales a lo largo de los procesos de búsqueda gestacional con o sin dificultades en la concepción, el embarazo, parto y puerperio y poder brindar una atención de calidad, empática y cercana. No me olvido en este delicado recorrido de aquellas mujeres y parejas que están atravesando la cruda realidad de la infertilidad y aquellas que han experimentado el asfixiante dolor y el abismal vacío de la pérdida gestacional, perinatal o neonatal. 

Entiendo que la maternidad o el deseo de la misma supone un punto de inflexión en la vida de una mujer y de una familia y que representa un momento de gran vulnerabilidad y crisis vital. Por otro lado, la maternidad puede reabrir las viejas heridas de nuestra infancia y nos lleva a cuestionamientos muy profundos acerca de nosotras mismas. Recuerda que no estás sola y no tienes por qué vivir tu experiencia en silencio.

Espero poder desarrollar próximamente proyectos en esta línea con una mirada perinatal, acompañando y sosteniendo la maternidad, de una forma respetuosa y consciente, libre de juicios. 

Si estás pensando en afrontar un nuevo reto en tu vida, necesitas esclarecer tus objetivos y poner en acción los recursos y creatividad que ya posees o si necesitas conectar tus acciones con tu propósito de vida, éste puede ser un espacio para tomar conciencia y desarrollar curiosidad por las emociones, de manera que libremente puedas elegir la emoción más adaptativa en función de la situación y tomar acción. El crecimiento personal es un proceso de desarrollo continuo que persigue mejorar la calidad de vida mediante el autoconocimiento y el autodescubrimiento, que busca identificar los puntos débiles y las fortalezas, aumentar nuestro nivel de aceptación y adoptar una actitud más positiva ante la vida. Contribuye a desarrollar nuestro potencial. De este modo, la persona desarrolla una mayor capacidad de comprensión de los propios estados emocionales, mejora la reactividad y las dificultades relacionales, lo que le permitirá aproximarse a sus objetivos de manera efectiva, sintiéndose realizada y satisfecha y con un mayor equilibrio emocional.

Te acompaño en el camino del autodescubrimiento desde un enfoque humanista-existencial y en un marco de confianza y sostén, en el que podrás conectar contigo mismo y profundizar en aquello que da sentido a lo que haces y a vivir tu vida honrando tus valores.

Áreas de atención e intervención en adultos:

Otros:

Crecimiento personal:
Mujer y Familia:

Cómo es el proceso de terapia

“El todo es mÁs que la suma de sus partes”

En la consulta, compatibilizo la práctica clínica psiquiátrica con la psicológica y psicoterapéutica. No todos los trastornos psiquiátricos requieren de medicación, pero muchos precisan un buen abordaje psicológico, así como el estudio de las emociones, la biografía, los traumas y los síntomas físicos y psicológicos asociados.

En cada sesión, pongo todo mi saber y conocimiento, energía y voluntad en comprender a la persona que tengo enfrente. Trato de ser un apoyo y guía para la persona que sufre, un sostén y acompañamiento en el marco de la terapia, favoreciendo la creación de un espacio seguro, de ayuda y aprendizaje, y desde el cual la persona pueda tomar libremente decisiones difíciles, con el fin de mejorar su vida y lograr el mayor estado de bienestar posible.

Primera consulta:

A través de la valoración de antecedentes personales y familiares, situación vital y contexto, sintomatología actual y exploración psicopatológica, se inicia el proceso diagnóstico y terapéutico individualizado y personalizado. En esta sesión podré hacerte una primera devolución y darte una orientación diagnóstica aproximada.

Es una sesión importante en la que tiene lugar el encuadre y se comienza a fraguar el vínculo terapéutico y en la que indago en profundidad acerca del motivo de consulta y contexto vital, demanda, necesidades y expectativas en cuanto al proceso terapéutico desde un abordaje integrador y enfoque holístico. Los objetivos terapéutcos son consensuados y pueden no estar claros aún, pudiendo determinarse en las próximas sesiones o incluso variar a lo largo del proceso. Desde el primer momento se realizan intervenciones psicoeducativas con el fin de que puedas tener información acerca del problema que te ha traído a consulta y entender cómo se desarrolla.

Precio de la primera consulta: 110€.

Duración: 60 minutos.

Consulta de revisiÓn:

Valoración de la evolución del cuadro. Ajustes de pautas y medicación, si es necesario, adaptando la estrategia terapéutica en función de las necesidades de cada paciente y de los objetivos terapéuticos marcados.

Precio de la consulta de revisión: 90€

Duración: Aproximadamente  45 minutos.

Ofrezco todos mis conocimientos científicos y tratamientos disponibles, desde la terapia farmacológica hasta las intervenciones psicoterapéuticas.

Contacto Psiquiatra Murcia:

Si crees que puedo ayudarte, ponte en contacto conmigo.

¡Estaré encantada de atenderte!

Formulario de contacto:

* Campos  de caracter obligatorio.

En Raquel Muñoz Roviralta utilizamos tus datos personales para poder responder a tus preguntas y solicitudes. Puedes acceder a tus datos, corregirlos, eliminarlos, portarlos, limitar su uso u oponerte a que se sigan utilizando para determinadas actividades. Para ejercer cualquiera de estos derechos, envía un correo electrónico a info.roviralta@gmail.com

¿Tienes dudas? Te recomendamos que leas nuestra política de privacidad antes de proporcionarnos tus datos.

Te ofrezco varias opciones de contacto, para que puedas escoger la que te resulte más cómoda y sencilla.

 

Gracias por tu confianza. Nos vemos al otro lado.

Preguntas frecuentes

Si estás en esta página, probablemente ya has dado un gran paso al identificarte con alguna situación descrita y reconocer la necesidad de recibir ayuda. En tal caso y si crees que puedo ayudarte, ponte en contacto conmigo.

Puedes solicitar una visita a través de los medios que encontrarás en el apartado de contacto o a través del calendario web clicando en «solicita tu cita». Ahí podrás elegir entre la modalidad online o presencial. Si tienes cualquier duda, también puedes escribirme a través del formulario de contacto o a través de WhatsApp.

La duración aproximada de una primera consulta es de 60 minutos y las sucesivas o revisiones de 45 minutos.

La consulta presencial se podrá abonar tanto en efectivo como mediante tarjeta bancaria al finalizar la sesión. En el caso de la consulta online, el abono de la sesión deberá realizarse mediante transferencia bancaria al menos 24 horas antes de la sesión programada.

La programación o agenda de sesiones variarán según el caso y la respuesta a la terapia.

En caso de no presentarte a tu cita puntualmente, el tiempo de retraso se deducirá del tiempo total de la consulta, habiendo ésta de ser abonada en su totalidad. De esta forma se respetará los horarios de las personas que llegan después de ti.

Todos buscamos la felicidad, poder avanzar en la vida con equilibrio. Cuando eres feliz y te encuentras satisfecho estás en armonía contigo mismo y con lo que te rodea.

Si detectas algún síntoma o cambio conductual en un ser querido que te genere preocupación, muéstrate disponible y permítele la expresión emocional. Acompáñalo, ofrécele apoyo y la posibilidad de buscar ayuda profesional.

En caso de que la situación genere o suponga riesgo para uno mismo o terceros o exista ideación suicida, contacta con los servicios de emergencia a través del 112.

Si, se puede realizar la terapia online en caso de que no puedas acudir presencialmente o residas fuera.

Podrás agendar la consulta online directamente a través del calendario web disponible o por los medios de contacto habituales. Tras reservar la cita recibirás un correo electrónico de confirmación, que contendrá el enlace para poder acceder directamente a la sesión el día acordado.

La consulta online se realizará a través de Google Meet. El día de la sesión es altamente recomendable e importante que dispongas de una conexión estable a internet y te encuentres en un lugar silencioso y tranquilo, evitando posibles interrupciones y en el que te sientas cómodo y relajado.

Si es necesaria prescripción médica la realizaré por medio del sistema REMPe y te la enviaré mediante correo electrónico de forma segura.

Será necesario el abono de la sesión por transferencia bancaria al menos 24 horas antes de la sesión, como forma de confirmación de ésta, y envío previo de justificante de pago por correo electrónico.

Si aún te queda alguna duda, puedes ponerte en contacto conmigo.

*En el caso de no realizarse el abono correspondiente dentro del plazo de tiempo establecido, el profesional se reserva el derecho a no conectarse a la cita.

Lamentablemente no tengo concierto con ningún seguro de salud. Considero de suma importancia poder brindar un servicio que ofrezca el suficiente tiempo y dedicación al paciente, para así prestar una atención de calidad.

En el supuesto de las citas online, éstas deberán cancelarse o reprogramarse con un mínimo de 24 horas de antelación. De lo contrario, no se reembolsará el importe íntegro de la consulta en caso de haber sido ya abonada, salvo causas de fuerza mayor (accidente o enfermedad grave o urgente) que impidan avisar con esas 24h de antelación, siempre debidamente justificadas por un organismo fiable.

Si necesitas cancelar o reprogramar tu cita, podrás hacerlo escribiendo un correo electrónico a info.roviralta@gmail.com o bien enviando un WhatsApp al 652 92 40 48

Recuerda que si no puedes acudir, otra persona podría beneficiarse de ese hueco en la agenda. Gracias por tu comprensión.

Blog Psiquiatra Murcia

En este blog pretendo compartir algunas reflexiones personales, inquietudes e impresiones de lo que observo en mi trabajo día a día, así como facilitar y poner a tu alcance recursos que puedan ser de tu utilidad.

Los contenidos publicados son para fines educativos e informativos. En ningún caso sustituyen al diagnóstico, consejo médico o tratamiento de un profesional.