psiquiatra en murcia

Enseñar a pensar. Aprender a pensar. Modos de pensar.

El pensamiento puede ayudarnos a que el conocimiento sea permanente, sin embargo, ambos términos son diferentes. El pensamiento es innato, momentáneo y alude a la opinión personal; por el contrario, el conocimiento es adquirido, se genera conciencia a partir de experiencias y vivencias, es duradero o permanente y alberga saberes. La manifestación del conocimiento se traduce en conductas, habilidades, destrezas, acciones, etc.

En el post de hoy quería compartir los distintos modos de pensar o tipos de pensamiento más comunes:

1. Pensamiento lógico o racional:
El pensamiento lógico implica orden, obviedad, precisión y está regido por reglas de razonamiento o inferencias, de forma que nos permite expresar ideas de forma ordenada y ante todo obtener nuevas ideas a partir de las ideas ya existentes.

2. Pensamiento reflexivo:
El pensamiento reflexivo es aquel que registra y revisa continuamente la idea en nuestra mente. Reflexionamos una y otra vez sobre un tema analizando pros y contras, ventajas y desventajas, causas y consecuencias, a fin de orientar la acción hacia un objetivo consciente, buscar significado a las acciones y/o situaciones y facilita el control sobre el pensamiento y la acción.

3. Pensamiento crítico:
El pensamiento crítico tiene una doble vertiente, analítica y evaluativa, cuando explora el esqueleto, el armazón o la estructura de razonamientos sobre cuestiones de diversa índole. Es aquel que busca evidencia y consistencia interna en los conocimientos que uno libremente decide aceptar y entre el conocimiento y la acción. Pensar de forma crítica, por tanto, es evaluar el conocimiento disponible y decidir lo que uno realmente cree y por qué. No asegura cómo es la realidad, pero afirma que se hallará situada en algún punto en el que se cruzan todas las realidades posibles.

4. Pensamiento analítico:
Este tipo de pensamiento pretende dar respuesta a la pregunta ¿Qué es lo que me va a favorecer o no? Nuestro hemisferio cerebral izquierdo es analítico, riguroso, lógico, preciso, ordenado, detallado, repetitivo, científico, literal, secuencial, etc. El pensamiento analítico nos ayuda a obtener datos, que a su vez intentamos organizar en casillas, como si de encuadrar la realidad se tratase, para así poder llegar a procesarla y pensarla mejor.

5. Pensamiento sistémico:
Un sistema no es la suma de sus partes, sino el producto de sus interacciones. Su opuesto es el pensamiento lineal. El pensamiento sistémico equivaldría a un “puente entre realidades”, la vía que nos da acceso a comprender y a entender

realidades más complejas, realidades que son irreductibles a sus partes, realidades que desaparecen cuando se fragmentan.

6. Pensamiento analógico:
Pensar analógicamente es ordenar las ideas de forma que se puedan establecer comparaciones entre ellas. Busca similitudes entre cosas y situaciones que aparentemente son diferentes, y busca diferencias entre cosas y situaciones que aparentemente son similares. Este tipo de pensamiento resulta esencial en el aprendizaje académico y/o profesional.

7. Pensamiento creativo o lateral:
Es el pensamiento de lo posible, en el que nuestra mente permanece expectante y abierta a nuevas ideas, a nuevos acontecimientos, a nuevas realidades. Nos ayuda a ampliar, a trascender las fronteras de lo real, ya sea lo real ideológico (ideas realmente existentes) o lo real material (la realidad que se manifiesta en objetos, acciones o hechos).

8. Pensamiento deliberativo:
Se concibe al momento de deliberar, al momento de adoptar decisiones a partir de valores, principios y criterios propios. La decisión tomada no se hace en base a un “cálculo lógico” o algoritmo, sino en función de un “cálculo de criterios y/o valores”.

psiquiatra en murcia

9. Pensamiento práctico:
Aquel que permite llevar a cabo la creación de rutinas útiles a fin de lograr resultados deseados. Se ocupa de aplicar los conocimientos ya adquiridos de forma sencilla, práctica y simplificada, ayudando a superar situaciones en las que fuera necesario desarrollar alguna acción, ya sea para resolver un problema, introducir una propuesta de mejora o evitar que una situación empeore.

10. Pensamiento mágico:
Este pensamiento es más propio de la infancia, es mágico, fantasioso. Propio de supersticiones o rituales, este tipo de pensamiento carece de base cientifica, es opuesto a las leyes naturales y a él han contribuido culturas de todo tipo desde antaño. Todos en algún momento hemos recurrido puntualmente al pensamiento mágico, así ¿Quién no ha soplado unas velas en su cumpleaños y pedido un deseo? El problema se halla en cuando este tipo de pensamiento se convierte en algo obsesivo.

Pensar es una cualidad humana, un acto revolucionario y de libertad. En terapia debemos enseñar a pensar, no qué pensar, sino a saber pensar de una manera más sana, libre, coherente.

Tiempo de lectura: 4 minutos

#SaludMental #Psiquiatría #Pensamiento

 

Raquel Roviralta, Psiquiatra en Murcia