psiquiatra murcia dia de la mujer

Mujer y Salud Mental

Hoy, día 8 de marzo, día mundial de la mujer quería reflexionar sobre las causas del malestar en las mujeres, la importancia del cuidado y de potenciar los recursos propios, las formas posibles de afrontar situaciones adversas o conflictos y la necesidad de buscar apoyo o ayuda cuando lo necesitemos. Puede que esta lectura te sirva para comprender muchas de tus vivencias y revisar que pueden ser similares a las de otras muchas mujeres. Este post invita a la reflexión y va dirigido a todas las mujeres, independientemente de su situación particular, a todas aquellas que no se conforman e intentan vivir de una manera diferente a la que otros esperaban o idearon para ellas, a las que se encuentran mal sin saber por qué y a las que sintiéndose satisfechas desean estar mejor aún.

psiquiatra murcia dia de la mujer

Alrededor de la salud mental de las mujeres han existido creencias erróneas y mitos. Tradicionalmente se ha considerado que las mujeres por sus ciclos hormonales eran más propensas a sufrir depresiones en distintos momentos vitales, cambios de humor frecuentes, etc. Y si bien el papel hormonal no se puede negar, y sí, las mujeres por nuestra biología somos cíclicas, hemos de tener una mirada más amplia ya que no podemos olvidar el efecto en la psicopatología condicionado por los factores psico-sociales de género. Como Psiquiatra en Murcia, expondré algunos factores determinantes:

La experiencia clínica, estudios e investigaciones nos muestran que se observa una mayor prevalencia de estrés, cuadros de ansiedad, cuadros afectivos, somatizaciones y trastornos de conducta alimentaria entre las mujeres y en muchos casos existe comorbilidad y solapamiento diagnóstico con otras entidades clínicas como la fatiga crónica o la fibromialgia, destacando como síntomas nucleares el dolor y el agotamiento físico y psíquico. En ocasiones, la búsqueda de ayuda en el modelo médico y la atención ofrecida contribuye en gran parte de los casos a la cronificación de los problemas, siendo la respuesta más habitual buscar un psiquiatra para la instauración de tratamiento farmacológico, muchas veces obviando o no teniendo en cuenta suficientemente el contexto social y las circunstancias vitales particulares de cada mujer.

psiquiatra murcia dia de la mujer

Como Psiquiatra puedo decir que la Salud Mental de la mujer viene determinada por muchos aspectos:

Es necesario recordar que nuestra salud mental viene también influida por otros aspectos tales como nuestra vida intrauterina, la educación y crianza recibida, la forma de vincularnos, la forma en la que asimilamos e interiorizamos los valores culturales y normas sociales, nuestra capacidad de integrar las distintas experiencias vividas, nuestros recursos de afrontamiento, nuestras actitudes hacia nosotras mismas y hacia otros, los roles desempeñados y los obstáculos y presiones que existen sobre las mujeres, entre otros.

Hablar, analizar y visibilizar situaciones de nuestra vida cotidiana tales como el exceso de responsabilidades, la sobrecarga laboral, las relaciones de pareja, la maternidad, la familia y pérdida de seres queridos, y la forma en la que construimos nuestra propia personalidad y vivenciamos nuestro cuerpo y sexualidad es un gran paso para introducir cambios personales y colectivos.

 

Ser mujer en las sociedades actuales:

Vivimos en un mundo de realidades complejas y diversas, cambiantes, por eso, ser mujer no va a significar lo mismo para todas nosotras, pero pese a ello existen experiencias y sentimientos comunes que compartimos. Aunque cada vez tenemos más posibilidades y oportunidades de acceso a la educación y formación y al mundo laboral, hasta no hace mucho la mujer se dedicaba casi en exclusividad al cuidado familiar, muchas veces sin posibilidad de elegir o decidir sobre su propia vida. Además, la inculcación de ciertos valores y normas interiorizadas nos dictaban el cómo debíamos ser, que debíamos pensar y sentir y cómo debíamos comportarnos, generando tensiones psicológicas, inseguridad y malestar, sentimientos de culpa y falta de libertad para tomar decisiones propias. En este sentido hemos ido realizando cambios importantes, tanto personales como colectivos o sociales, logrando mayor autonomía, libertad y capacidad de decisión. No obstante, aún hoy día, el no cumplir con estereotipos o el ideal de mujer esperado sigue levantando críticas en ciertos entornos. Por otro lado, la sociedad debe continuar trabajando por modificar estructuras que dificultan la conciliación personal, familiar y laboral. Ser mujer, madre y trabajadora, sigue siendo una tarea en la que compatibilizar ambos roles es fuente de tensión.

 

¿Qué situaciones parecen repetirse más en la vida cotidiana de las mujeres?

La doble jornada, el trabajo en casa y en nuestro centro de trabajo.

El trabajo doméstico, el cuidado de los hijos u otras personas de la familia, habitualmente mayores o enfermos, genera una importante sobrecarga física, mental y emocional. Es un trabajo no remunerado e incluso a veces poco valorado en el que la mujer muchas veces se ve obligada a dejar de lado su propio proyecto de vida e ilusiones y vive en función de aquellos que la rodean, como “mujer de…”, “madre de…” o “hija de…”. Si bien es cierto que en algunas parejas o familias el reparto de las tareas del hogar está negociado y es más igualitario no deja de ser un aspecto que precisa de mayor atención por parte de todos.

Aquellas mujeres que además desempeñan un trabajo remunerado pueden encontrarse en entornos laborales donde puede existir discriminación, diferencias salariales con respecto a los compañeros hombres o dificultades para ascender en sus trayectorias laborales o carreras profesionales, debiendo demostrar de forma constante su capacidad y valía.

Compaginar ambas facetas, familiar y laboral, destacando en ambas y no descuidarse como persona se convierte en un entresijo. Estereotipo y demandas. Ser mujer en estos tiempos modernos puede resultar estresante.

psiquiatra murcia dia de la mujer

 

El cuerpo, la imagen corporal

Nuestro cuerpo es fuente de placer y de dolor. A través del cuerpo nos comunicamos y expresamos, nos movemos, nos emocionamos, trabajamos, creamos vida y un largo etcétera. A veces no agradecemos suficiente lo que nuestro cuerpo puede hacer por nosotras. Y, sin embargo, nos solemos quedar en lo superficial, en la apariencia y en el atractivo físico, en la capacidad de gustar y de despertar el deseo sexual en los otros. El cuerpo puede entonces convertirse en fuente de insatisfacción o ser un simple medio para alcanzar el éxito social o laboral o para acaparar miradas y atenciones. Nos castigamos con dietas, nos obsesionamos con las calorías, con el número que marca la báscula y con el deporte, llevando a veces a nuestro cuerpo y a nuestra mente hasta la extenuación. Dejamos de disfrutar del placer de la comida, de nutrirnos y el probarse ropa de repente es un sacrifico y el mirarse al espejo se convierte en todo un sufrimiento. Buscamos el cuerpo perfecto, el ideal, algo que no existe. Ejerciendo como psiquiatra en Murcia durante muchos años, he podido comprobar como todo esto puede generar serios trastornos de conducta alimentaria.

Por otro lado, el miedo al paso de los años, el miedo a envejecer, a los cambios en nuestro aspecto físico nos introduce en la lucha por la eterna juventud, otra falacia.

psiquiatra murcia dia de la mujer

Nuestro valor no depende de nuestro aspecto físico. Dejemos de juzgar la apariencia propia y ajena

 

La sexualidad de la mujer ha sido reducida en muchos casos y especialmente antaño hasta puros fines reproductivos y debía estar marcada por la ausencia de placer o disfrute de las relaciones íntimas. El deseo se veía censurado. Con el progreso y el desarrollo de métodos anticonceptivos se separó lo que una vez estuvo unido, sexualidad y reproducción. La sexualidad va más allá del encuentro apasionado, requiere de intimidad y comunicación con la pareja; es conocer y respetar el cuerpo, descubrir sensaciones y decir NO a lo que no deseamos o nos daña. Es importante estar bien informadas y resolver dudas.

 

Las relaciones de pareja también han evolucionado y para muchas mujeres el amor romántico, el amor de pareja ya no representa el centro de sus vidas. Sin embargo, la presión social por lograr una pareja sigue siendo aún fuerte. Estar soltera desde fuera puede no estar del todo bien visto, y otras veces visto desde dentro puede provocar sentimientos de vacío, fracaso o insatisfacción en las mujeres por no cumplir con el estereotipo o expectativas sociales. En toda relación es fundamental la expresión y la comunicación, la escucha y el respeto, compartir tiempo de calidad y cultivar y nutrir espacios para el desarrollo conjunto y personal de cada uno de sus miembros. El amor es una co-construcción que debe cuidarse y nutrirse todos los días. Tener pareja o estar en una relación puede ser muy importante y satisfactorio, pero no debemos olvidar otros proyectos personales. Estar en una relación implica también navegar situaciones incómodas, es hablar de la distribución de las tareas del hogar, de las finanzas, del trabajo, de las familias de origen respectivas y de la que se desea crear, y a veces debe replantearse la relación, no sin miedo a una posible ruptura, separación o divorcio. Las relaciones son dinámicas y la pareja tradicional de hombre y mujer o mujer y hombre ya no son las únicas.

 

La maternidad conlleva una gran responsabilidad y a veces se acompaña de renuncias personales. Afrontar la maternidad en unas condiciones óptimas requiere de contar con una red de apoyo y sostén que vele por el bien y bienestar de la madre y del menor. Hay tantas maternidades como mujeres y a su vez la capacidad de maternar y el estilo de crianza se va a ver influido por los recursos con los que cuente la mujer y/o familia. Muchas veces en la maternidad afloran sentimientos de culpa y autoexigencia. Además, se cuestiona a las madres y se emiten comentarios y opiniones no solicitadas con relativa rapidez. Maternidad y juicio social. Muchas mujeres hacen de la maternidad el centro de sus vidas y dejan en un segundo plano otras funciones o proyectos vitales, a veces de forma elegida y otras veces no, y a veces también durante demasiado tiempo, por eso cuando los hijos se independizan deben volver a replantearse qué hacer con sus vidas, algo que no suele ser fácil cuando la vida se ha desarrollado prácticamente en exclusividad alrededor de los hijos.

 

Las pérdidas y el proceso de duelo

Hablamos de pérdidas en el sentido más amplio de la palabra. Separación o divorcio, pérdida de autonomía o de salud, de seres queridos, la jubilación, etc. Aceptar la realidad de la pérdida y validar nuestras emociones lleva su tiempo, así como elaborar que nada volverá a ser como antes. A veces adaptarse a la nueva realidad conlleva hacer cambios de vida, que hay que ajustar expectativas y aferrarse al recuerdo de lo vivido y compartido.

 

Violencia de género

Por desgracia muchas mujeres siguen siendo víctimas de conductas de extorsión, acoso, control y violencia de género, por eso, aún más en estos casos las mujeres debemos aprender a detectar señales de alarma, a adoptar medidas de seguridad, a protegernos física y psíquicamente, y ser capaces de salvaguardar nuestra intimidad y privacidad.

psiquiatra murcia dia de la mujer

Toma acción y responsabilidad

Recuerda que la existencia de malestar debe ser entendida como una señal de que algo no marcha bien, de que algo requiere de un cambio. Procura no negar o aplazar el malestar por miedo a lo desconocido, a las críticas o por inseguridad. Cuestiona y cuestiónate para atreverte a ser más libre. Tu valoración es la más importante de todas. Date el permiso para equivocarte, para explorar y reflexionar acerca de tus recursos, limitaciones y necesidades, de experimentar distintas emociones, para escuchar a tu cuerpo, para mostrar desagrado o desacuerdo, para llevar a cabo los cambios que necesites y para decir que no o negarte a las peticiones que consideres oportunas, sin culpas. Adopta una actitud proactiva y responsable en busca de alternativas y soluciones, y si crees que no puedes sola, no pasa nada, pide y busca ayuda de un profesional de la salud mental, como puede ser un psiquiatra. Cuida de tu salud mental y emocional.